martes, 31 de diciembre de 2013

Un seguro para mi moto.

Las motos nos ahorran muchas cosas: dinero, tiempo, preocupaciones, más tiempo... Todo aquel que tiene una moto sabe las facilidades que esta nos brinda en una ciudad, tanto grande como pequeña. La impunidad a las multas de aparcamiento, el consumo de combustible imperceptible, ahorrarse atascos... Sin embargo, hemos de ser claros, las motos son peligrosas, no solo para otros, sino para nosotros, y por eso es muy importante contratar un buen seguro y sobre todo, no intentar timar a la aseguradora, se las saben todas, y con el tiempo es preferible haber cumplido con la misma con seriedad y honestidad para poder hacer uso de las bonificaciones acumuladas.



Para empezar, a la hora de contratar un seguro de moto debemos tomarnos un tiempo, lo valoran absolutamente todo, y hay multitud de aseguradoras de hogar y de coche que hoy en día ofrecen seguro para moto, pero son astutos. La marca, el modelo, la antigüedad, el sexo del conductor...todo vale para ellos, para configurarte una tarifa para tu póliza que, ¡sorpresa!, puedes pagar a plazos interesantes, sin embargo no es lo más recomendable, puesto que pagar de golpe la anualidad también trae consigo el ahorro de unos euros.

Si la moto es nueva, quizá merezca la pena contratar un todo riesgo, pero las motos, al igual que los coches, al sumar años, hacen que no merezca tanto la pena un todo riesgo, y esto es algo que en cuanto a las motos se cumple mucho más rápido.
Piensa que pueden robártela, que de una avería nos puede salir ardiendo... Muy bien, pero no por ello debemos contratar una cobertura blindada, bastará con un seguro a terceros que incluya robo e incendio. Pero atención, un perito vendrá a los días de contratar el seguro para cerciorarse del estado de la moto, en vista a tener que indemnizar si la mano ajena se enamora de nuestra moto. Atención, no se les pasa ni una, lo valoran todo, y hablo por experiencia personal, la aseguradora es tirando a tacaña en cuanto al valor que se establezca indemnizar en caso de robo. Otra cosa a tener en cuenta es que no recomendamos especialmente dejar la documentación con recibo de seguro y todo en la misma moto, pensad que son más fáciles de robar que un coche, y con la documentación pueden hacer maravillas.

Las aseguradoras valoran el precio del seguro para la moto en función de la edad, el prejuicio típico de que los jóvenes son unos insensatos sigue muy extendido entre las agencias de seguros. Pero si eres joven y quieres asegurar tu moto, no recomendamos especialmente que figure como tomador del seguro y asegurado, tu padre, puesto que igual el seguro no llega a cubrirte a ti, y en unos años no serás nadie en temas de antigüedad y bonificaciones, cuestión importante en el mundillo de los seguros.



Otro truco es, si tenemos asegurada nuestra casa y coche con la misma aseguradora, intentar negociar con ella un seguro para la moto, si es que disponen de ellos, puesto que podremos encontrar una suculenta rebaja.

Nada más que contar, que disfrutéis de las dos ruedas, pero siempre con garantías, ¡hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.